26 de febrero de 2015

La importancia de la comunicación interna en las organizaciones



Por Ana Peñuelas


¿Qué es?

Esta es la primera pregunta que se hacen muchas personas en distintas organizaciones cuando alguien les habla de la comunicación interna. Y es que siempre se la ha asociado a los Recursos Humanos como una herramienta para emitir comunicados o informaciones oficiales.

La crisis global, que ya forma parte de nuestro día a día, ha provocado la reducción de los recursos económicos de las empresas para sus campañas publicitarias y “la necesidad de conocer con más detalle el desempeño de sus profesionales (a menos recursos, habrá que hacer más y mejor con menos). Para lograrlo, el compromiso de los colaboradores es fundamental”. 

El profesional, empleado, trabajador o colaborador, según se quiera llamar, es el principal activo de la empresa, su fuente de creación y su “motor” para impulsarse y avanzar. Es por esto, que en momentos de dificultad, donde la permanencia y la sostenibilidad del negocio están en juego, el valor del recurso humano es clave. Y es en este punto donde entra en juego la comunicación interna.

¿Para qué sirve?

Según la Real Academia de la Lengua Española, comunicar es: “hacer saber a alguien algo”, pero también “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene”, “consultar con otros un asunto, tomando su parecer” y “conversar, tratar con alguien de palabra o por escrito”.  Estas definiciones nos ayudan a comprender la misión de la comunicación interna en la organización como vehículo de transmisión de la identidad, de los objetivos de la organización, así como una herramienta para el impulso del diálogo y de unas relaciones saludables como generadores de cohesión interna. Es decir, no sólo sirve para trasladar un mensaje, si no que forma parte de la propia estrategia de la organización, puesto que alinea a sus integrantes y, por tanto, tiene una incidencia directa en los resultados de la empresa. A mayor satisfacción de los empleados, más clientes satisfechos y, por tanto, mejores resultados y mayor rentabilidad.

¿Cuál es el reto?

En mi experiencia, siempre que he tenido ocasión de compartir con distintos profesionales el para qué de la comunicación interna, el comentario inmediato ha sido: “ah, pues claro, esto es muy importante”. Todo el mundo está de acuerdo con que es un área de servicio necesaria y estratégica de la organización pero… ¿cómo hacer ver algo que no es tangible? ¿Cómo conseguir que los directivos comprendan la importancia de que una buena gestión de la comunicación interna generará confianza y un mejor posicionamiento de sus liderazgos? Aquí están los grandes desafíos y el por qué de que profesionales como yo sigamos en la lucha diaria por conseguirlo.




Alinear al equipo directivo en esta cuestión no es tarea fácil. Lo ven necesario pero no saben cómo hacer. No deja de suponerles exponerse demasiado, afrontar situaciones y preguntas complicadas. Pero es que ¡ahí está nuestro papel! Como acompañadores, como guías que les permitan ver el destino, a dónde podemos llegar juntos.

Conclusión

Parafraseando a Maslow en la definición de su pirámide: sólo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores, es decir, todos necesitamos el reconocimiento social, la autorrealización, en definitiva, todo aquello que nos aporta bienestar emocional. El trabajo es una de las actividades a las que más tiempo dedicamos de nuestras vidas y donde, aunque algunos lo nieguen, buscamos ese reconocimiento y autorrealización constantemente.

La gestión de la comunicación interna es una tarea ardua y no exenta de desafíos, pero la paciencia y la constancia son nuestros grandes aliados. Decía Ovidio: La gota abre la piedra, no por su fuerza sino por su constancia. Sigamos con la tarea.




  Profesional de la comunicación interna en una de las principales editoriales educativas españolas. 
Comprometida en crear organizaciones saludables, 
cuyas relaciones con sus principales stakeholders 
estén basadas en la confianza como generadora 
de cohesión y reputación. 

No hay comentarios: