23 de julio de 2010

¿Mejorar o Reimaginar?



“Ellos dicen “mejorar” 
Yo digo “¡Re-Imaginar!” 
Tom Peters
Re-imagine Manifesto! (2004)

Nada tan cierto como esta frase de Tom Peters para abordar el tema de la innovación, la re-imaginación y la reinvención como estrategias emprendedoras para adaptarnos a lo que da en llamar la ambigüedad de nuestra época, caracterizada por “cambios discontinuos”, por la necesidad de construir y reconstruir estructuras, costumbres y formas de pensar, a objeto de aprovechar las nuevas oportunidades y generar ventajas competitivas para asegurar y mantener el éxito, pero con una visión muy diferente, sin la obsesión por alcanzar la perfección sino más bien fomentando la destrucción creativa e innovadora de las limitaciones impuestas por nuestros propios prejuicios. Pero, ¿cómo hacerlo? 

La tarea no es fácil ya que, por lo general, damos por sentado que la manera en la cual interpretamos nuestras propias experiencias es la más natural y, al salirnos de ella, estaríamos trasladándonos a un mundo desconocido, en donde creemos no poder visualizar otras opciones frente a las nuevas realidades. Todo proceso de cambio es, en sí mismo, amenazador y hasta cierto punto doloroso, sobre todo cuando se trata de nosotros mismos, afectando nuestro natural apego a la forma en qué nos desenvolvemos, que no es más que una amalgama de principios, valores y aprendizajes que conforman nuestra filosofía, integridad, carácter y, porqué no decirlo, nuestro temple y obstinación para asumir los retos.

A nivel corporativo, reimaginar va un paso más allá de sólo generar ideas creativas y transformadoras, es poder traducirlas en acción, en nuevos productos, servicios y oportunidades;  reimaginar es brindar respuestas adecuadas y oportunas a las necesidades y requerimientos del nuevo ciudadano global, que ha dejado de ser un sujeto pasivo, un simple consumidor, para convertirse en un hiperusuario que actúa en múltiples situaciones y entornos diferentes, innovador, que desea cosas nuevas en todo momento y que busca la satisfacción integral a sus necesidades de una manera inteligente, responsable y comprometida, con mayor sensibilidad social, manteniéndose actualizado gracias a su interacción dentro de la web 2.0, lo que exige de las organizaciones un mayor valor agregado.

Reimaginar es una condición y una cualidad innata del ser humano, que esta allí presente para que podamos experimentar, cometer errores, ser creativos y potenciar nuestras capacidades innovadoras.  Reimaginar significa estar dispuestos a enfrentar el cambio… y el cambio no es más que atreverse a asumir los riesgos.

Reimaginar es visualizar ideas y las ideas pueden cambiar el mundo...


Imagen:
Motivando el cambio...
© 2010. Luis Carapaica

1 comentario:

Lisha dijo...

Hay cambios que exigen un riesgo pero influye mucho la fuerza de voluntad por querer mejorar y la actitud positiva para manejar los inconvenientes.
Hay un artículo muy interesante que puede complementar el tema en: http://blogs.funiber.org/formacion-profesores/2009/11/11/hello-world/